Las malas compañías

TeKiero reflexiona sobre la importancia de elegir compañías que te beneficien y que te sepan sacar de un camino sin salida. Cómo diferenciar las buenas y as malas compañías!!…

Las malas compañías

A menudo, las personas suelen depositar sus malas prácticas y malos hábitos en otros sin darse cuenta.

La convivencia con malas compañías suele ser la forma de atrapar actitudes de otros, modos de otros, pensamientos de otros que poco congenian con reglas éticas y valores morales.

La amistad nunca debe ser confundida con charlatanería y actitudes de ociosas frente a la vida, la verdadera amistad siempre debe ser una voz que nos vuelva a la lucidez y que nos aclare los panoramas más inciertos.

Algunos confunden la amistad con una relación que envilece, cuando falta el consejo, pero sobra la risotada estruendosa, el vicio, la falta de cordura, la actitud desorientada y vaga. Las malas compañías dejan huellas negativas en quienes no saben diferenciar a un buen amigo de un aventajado y oportunista. El verdadero amigo se conduele del que hierra y le habla con prudencia, el buen amigo evita caer en dilaciones tontas y prefiere la reflexión, el buen amigo no saca partido del exceso sino que avisa oportuno cual es la mejor salida.

Podemos rodearnos de muchas personas, no es una obligación buscar a un buen amigo, pero debe ser siempre la actitud, buscar el bien para el otro por encima del propio. Ser cautos y sensatos debe prevalecer para evitar cualquier situación dolosa que perjudique incluso familias enteras.

Prefiere la compañía del que te corrige a tiempo y no del que se recrea en excesos y vicios que a la larga corrompen y denigran.

Escrito por Lisy, el 1 enero 2014.

Un comentario en “Las malas compañías”

  1. TATY

    esto es muy cierto por que ahí/hay/ay que escojer bien las buenas compaÑias Y ademas la unima compaÑia Y confiansa que puedan tener es la de sus padres Y la de dios


¿Que opinas? escribe un comentario :)