La llegada de un Hijo

Este artículo lo dedica TeKiero a todas las personas que temen y que dudan ante la posibilidad de ser padres. A veces las bendiciones nos llegan envueltas en medio de la soledad, el temor, el error, la angustia… y solo el tiempo, si le damos la oportunidad, nos deja entender que los caminos del Señor son muy diversos e incuestionables!!… Cómo interpretar la llegada de un Hijo?

La llegada de un hijo

Existen tantas formas en la vida de ser heridos, desde que nacemos nos enfrentamos a la posibilidad de venir a un mundo tan caótico que nos tome desprevenidos y sin las suficientes fortalezas para enfrentarlo. Todos los seres humanos estamos capacitados desde lo más profundo de nuestro ser a entregar amor aunque no lo hayamos recibido, y eso nos hace de antemano vencer los aspectos negativos que podamos sortear en el camino. Desde el vientre de la madre el pequeño ser que se forma, perfecto, se aferra a su progenitora porque se aferra a la vida, esa es la esencia del ser humano, la lucha por la vida!!

Aunque existen muchas maneras de interpretar la existencia de la vida, la realidad nos pone frente a la excepcional noticia de que un nuevo ser viene en camino, por la razón que fuera, incluso por descuido o por falta de información, el nuevo ser empieza su lucha por nacer sin dudas, sin miedos, está en su información genética, está en sus células… Él o ella quiere nacer!.

Quien los trae en su vientre, se convierte en portador de una bendición que tal vez no buscó pero que ya está presente… en medio de las dudas, los miedos, la incomprensión, la soledad y hasta limitaciones físicas o económicas, se brinda ese espacio en donde toma lugar la mas fantástica manifestación del ser, su lucha por la vida y su profunda necesidad de la aceptación en un mundo del que todo desconoce.

Aquel que vive la maravillosa experiencia de ser padre o madre debe sentir ante todo que es bendecido, porque un hijo es un regalo inmerecido y de infinito valor, es la prueba de que venimos de algo inmenso, demasiado complejo para ser entendido por mentes mortales, porque el ser humano no es llamado a entender el milagro de la vida pero sí a luchar por ella contra viento y marea, de eso se trata, de aceptar la bendición sin cuestionarnos nada, aceptar que hemos sido elegidos, aceptar que somos parte de algo hermoso que nunca podremos entender en su totalidad.

Aquellos afortunados que tienen la dicha inmensa de vivir el milagro de la vida desde cerca, que sepan que deben llamarse benditos de Dios, que sepan que la vida siempre es una lucha que vale la pena pelear, que tomen su bendición y sigan esa lucha pero con el ánimo de saber que desde lo más alto una mirada reposa sobre ellos, una voz les hablará en lo profundo de su alma, una compañía nunca les desamparará, aquel que todo lo sabe y lo conoce sabe hilar bien los hilos y no olvida ningún detalle. Dios no se olvida de nada!! Sigamos adelante con Dios!!…
Dios bendiga a los padres y a los hijos!!…

Escrito por Lisy, el 24 noviembre 2013.

¿Que opinas? escribe un comentario :)