Ira o Mal carácter, qué es y cómo controlarlo

La ira o el mal carácter puede provocar serias tensiones familiares, sociales o en la pareja y si son constantes pueden en pocos segundos terminar una relación, el mal carácter es una reacción de intolerancia, inmadurez y prepotencia originada a veces por impotencia o quebrantos emocionales de la infancia y largos tramos de soledad forzada. Analicemos esta problemática en el Blog del Amor

Ira o mal carácter

Nada de esto es justificación suficiente para estallar de rabia por cualquier motivo, de hecho el no controlar la ira solo ocasionará reacciones cada vez mas violentan y dañinas para todo el entorno.

Necesitas resolverlo a tiempo

  • Nadie tiene la obligación de aguantar el mal carácter de otro solo por tratarse de alguien muy querido, es dañino a largo plazo y crea un vicio enfermizo.
  • Aunque no lo parezca el mal carácter o ira pueden provocar reacciones de resentimiento profundo en la otra persona que dependiendo el caso puede cambiar los sentimientos y la percepción misma de la realidad concreta.
  • Los ataque de ira o mal carácter pueden provocar consecuencias fatales en la salud pues aumentan la tensión arterial y al elevarse estas puede ocasionar un derrame o hasta un infarto si la persona padece del corazón, también se produce un lamentable daño al hígado que traerá como consecuencias su mal funcionamiento.
  • En los casos más leves los ataques de ira o colerines pueden estresar al punto de ocasionar insomnio, vejez acelerada e hipertensión.
  • Los expertos recomiendan siempre mantenerse alejado de quienes padecen de estos problemas de carácter, por lo tanto quien padece de ira o mal carácter debe buscar la forma de corregirlo a través de métodos de superación personal con la ayuda de personas capacitadas.

Maneras de corregir el mal carácter

  1. Aceptar el problema y decidirse a cambiar.
  2. Si sientes que vas a explotar toma unos segundos para respirar. Respira profundo varias veces. Esto logra dos cosas: calma a la persona y da tiempo para pensar un poco. Recuerda que no puedes controlar las circunstancias pero si tu respuesta y solo depende de ti.
  3. Colócate en el otro lado de la situación teniendo en cuenta que todos somos sujetos a equivocarnos, que se puede aprender de los errores, toma en consideración tus afinidades con la otra persona que te produce el enojo.
  4. Recuerda que evitar una pelea es demostrar dominio propio, no significa ser tonto sino lo suficientemente inteligente para mostrar compostura. La mente fría crea las mejores ideas y produce las mejores decisiones.
  5. Retírate un poco del lugar, repasa otras actividades que debas realizar y deja la reacción de ira para lo más tarde posible, al llegar el fin del día encontraras que “no era para tanto” .
  6. Con el pasar de los días y el mejor manejo de tu reacción ante las circunstancias habrás aprendido a madurar, conocer y evaluar mejor tanto a la gente como a las circunstancias y llegarás a tener dominio propio, tu pareja admirará el esfuerzo realizado y lo tomará como un ejemplo a imitar en beneficio de ambos.
Escrito por Lisy, el 12 enero 2014.

¿Que opinas? escribe un comentario :)