El poder de la Lealtad

TeKiero comparte una reflexión muy hermosas osbre una gran virtud, una que diferencia a unos de otros y que es por demás de inmenso valor, la Lealtad, quien siembre tal virtud seguro la cocechará:

La lealtad es hacer aquello con lo que uno se ha comprometido aun entre circunstancias cambiantes. Fidelidad, sinceridad Cumplimiento del deber con honor. Veracidad, legalidad. Un valor sin el cual nos quedamos solos y que debemos vivir nosotros antes que nadie.

El poder de la lealtad

Uno de los valores más trascendentes y significativos que muchas veces se pierde en este mundo globalizado y competitivo es de la lealtad, en todas sus dimensiones:

Lealtad a Dios, lealtad a la iglesia, lealtad a la pareja, lealtad al trabajo, lealtad al amigo, etc.
Tal vez porque muchos no se han dado cuenta que la lealtad es una siembra, y como tal se cosecha, es una virtud que desarrolla nuestra conciencia. Ella nos conduce profundamente hacia una situación, a través de ésta, y hacia la salida del otro lado, emergiendo como una persona más evolucionada.

La lealtad es un corresponder, una obligación que se tiene con los demás. Es un compromiso a defender lo que creemos y en quien creemos. La lealtad es un valor, pues quien es traidor se queda solo, no olvidemos como terminó Judas. Cuando somos leales, logramos llevar la amistad y cualquier otra relación a su etapa más profunda. Todos podemos creer en Dios, o tener un amigo superficial, o trabajar en un lugar simplemente porque nos pagan. Sin embargo la lealtad implica un compromiso que va más hondo: es creer en Dios en forma incondicional, es el estar con un amigo en las buenas y en las malas, es el trabajar no solo porque nos pagan, sino porque tenemos un compromiso más profundo con la empresa en donde trabajamos, y con la sociedad misma.

La lealtad es una llave del éxito que nos permite tenerlo en forma auténtica cuando nos relacionamos. La lealtad es un valor que no es fácil de encontrar. Es, por supuesto, más común aquella persona que al saber que puede obtener algo de nosotros se nos acerque y cuando dejamos de serle útil nos abandona sin más. Es frecuente saber que alguien frecuenta un grupo contrario porque le da más beneficios. Y lo que termina ocurriendo es que nadie confía en ese tipo de personas, pues somos libres de sembrar lo que queramos, pero no somos libres de cosechar lo que queramos, pues cosechamos lo que sembramos.

La lealtad es esencial en la amistad. Los conocidos se hacen amigos a través de la lealtad mutua. La lealtad es un esencial en la amistad que se ha desarrollado en el compromiso de corazones entre dos personas. En una relación de corazón a corazón, la lealtad desarrolla la confianza mutua.

Es nuestro deber el ser leal a aquellos que se relacionan con nosotros: Iglesia, familia, amigos, nuestros empleados o nuestro empleador. La lealtad es amor bondadoso en acción. La lealtad es potenciada por Dios que viene hacia nosotros al cuidar nuestras actitudes y pensamientos. La lealtad desarrolla nuestra alma en conciencia, transformándonos en la creación más hermosa posible del ser humano que un día Dios creó.

Como vemos, la lealtad se relaciona estrechamente con otras virtudes como la amistad, el respeto, la responsabilidad y la honestidad entre otras.

Podemos ver como actitudes desleales:

  • Las críticas que se hacen de las personas, haciendo hincapié en sus defectos, lo limitado de sus cualidades o lo mal que hacen su trabajo.
  • Divulgar las confidencias que se nos han hecho.
  • Quejarnos del modo de ser de alguien y no ayudarlo para que se supere.
  • Dejar una amistad por razones injustificadas y de poca trascendencia.
  • El poco esfuerzo que se pone al hacer un trabajo o terminarlo.
  • Cobrar más del precio pactado.

No basta contradecir las actitudes desleales para ser leal, es necesario detenernos a considerar algunos puntos:

  • En toda relación se adquiere un deber respecto a las personas. Como la confianza y el respeto que debe de haber entre padres e hijos, la empresa con los empleados, entre los amigos, los alumnos hacia su escuela…
  • La lealtad no es una consecuencia de un sentimiento afectivo, es el resultado del discernimiento para elegir lo que es correcto.
  • Si se coloca como valor fundamental el alcance de objetivos, se pierde el sentido de cooperación. La persona que participa en una actividad sólo por el éxito que se tiene, fácilmente abandona la empresa porque las cosas no salen bien o simplemente deja de obtener los beneficios a que estaba acostumbrado.
  • Lo importante es vivir las virtudes por lo que representan, no por las personas que en algún momento dictan una norma.

Alejandro Martínez V.

Escrito por Lisy, el 29 noviembre 2013.

Un comentario en “El poder de la Lealtad”

  1. alma villalva

    para mi la lealtad es algo muy importante que todos los seres humanos deberiamos aplicar con nuestra familia, amigos ,pareja con toda la gente que nos rodea. deberiamos ser igual a los perros porque debido a su lealtad son el mejor amigo del hombre
    ate:alma bonilla villalva


¿Que opinas? escribe un comentario :)