Aprendiendo a olvidar

Olvidar a alguien no es un proceso sencillo, es una consecuencia a veces, algo involuntario en otros casos, pero debe ser una medida justa. TeKiero hace una corta reflexión de querer y poder olvidar, en aprendiendo a olvidar:

Aprendiendo a olvidar

Olvidar no debe ser un acto de capricho ni de mero resentimiento. Cuando se quiere se entrega lo mejor del corazón, sin embargo hay quienes van por la vida tomando de cada quien lo que necesitan al paso y luego simplemente sin importarle nada, tiran a la basura el compromiso de la relación.

Cuando una persona quebranta los pilares de la relación deja en el otro la sensación de haber vivido un fraude, el tiempo, los detalles entregado quedan simplemente en el suelo como si no tuvieran valor.

Olvidar es necesario para poder seguir adelante, pero a veces no es fácil olvidar, sin embargo los psicólogos coinciden en apuntar que el que quiere seguir adelante a pesar de una situación traumática debe intentar tomar lo pasado como una herramienta de aprendizaje.

Pensar conscientemente que a veces esos momentos difíciles representa el camino por el que se necesita caminar para aprender de la experiencia y sacar un conocimiento aplicable en la vida diaria.

Olvidar a alguien que traiciona, miente descaradamente, y no valora el bien entregado, debería ser lo lógico pero estamos acostumbrados a acordarnos del mal que nos hicieron y lamentar y lamentar.

Olvidar es algo que llega sin darse cuenta, cuando se le ha permitido al tiempo curar las yagas causadas, cuando se ha inclinado la vista hacia algo más valioso y la mente y el corazón se dan la oportunidad de encontrar algo nuevo, algo que de verdad valga la pena.

Podemos olvidar si queremos vivir entregando lo mejor y dejando la pesada carga atrás, no es sencillo pero es la única forma.

Escrito por Lisy, el 4 enero 2014.

¿Que opinas? escribe un comentario :)