Amor para los Ausentes

En estos días en los que se aproxima el Día de los Fieles Difuntos, TeKiero expresa una muy emotiva reflexión sobre la trascendencia del alma.

Amor para los Ausentes

Cuántos de nosotros hemos experimentado el dolor por la partida de un ser querido, hemos experimentado dolor, quebranto pérdida, angustia y hasta desolación. Todos estos son sentimientos muy normales y hasta lógicos. Pero debemos recordar que la vida no es solo lo que miran nuestros ojos, existe una realidad tan viva o más que esta, y que está paralela.

El ser humano transita por los senderos de la vida en aparente quietud, crece, se desarrolla, adquiere cosas, sufre, ama y se decepciona. El ser humano también muere, más bien parte a una dimensión que nos inquieta y nos aborda tarde o temprano.

Porque queramos o no, no somos eternos en este sistema de cosas, estamos supeditados a fuerzas que conocen nuestros límites. Algunos piensan en el más allá como un lugar tan alejado, pero no es así, de hecho en solo unos segundos podemos pasar de un estado a otro. Porque a pesar de todo lo que planifiquemos nuestra vida, hay aspectos que siempre estarán fuera de nuestro control.

La muerte es un punto de partida y a la vez de comienzo, somos almas que viven dentro de un cuerpo, como el vehículo para transitar por la vida, pero esa alma que en realidad somos trasciende lo visible y todo lo que conocemos.

Definitivamente existe el más allá, lo creo y lo he sentido desde siempre, existe una dimensión que nos aguarda para que despleguemos nuestras alas hacia lo infinito.

Aquellos que nos precedieron en el viaje no se han ido del todo, su ejemplo, su huella, su esencia siempre quedará. Porque vamos dejando una estela en la mar de la vida que otros pueden ver. Experimentemos la paz que nos une a nuestros seres queridos ausentes, dedicándoles los mejores esfuerzos propios por construir un lugar mejor para vivir con los que están a nuestro lado. Recordemos la luz que nos envuelve e irradiemos lo mejor, porque este día es nuestra mejor oportunidad.

Para los que creemos en Dios, nos refugiamos en su fuerza, y sabemos porque sabenmos, que hay un lugar dulce y que nos espera para un nuevo comienzo de la mano con Jesús.No hay un Adiós sino hasta pronto queridos y amados…

Escrito por Lisy, el 29 octubre 2013.

¿Que opinas? escribe un comentario :)